2.1.17

Bienvenido, año de la inspiración.

Bautizar mis años nuevos con un ritual introspectivo, ya es una de mis más preciadas tradiciones. Lo que más disfruto de ello, es que voy alineando todos mis aprendizajes mediante un mismo concepto que se va enriqueciendo conforme pasa el tiempo.

Y bien, ahora llegó el dos mil diecisiete, mi año de la inspiración.

¡Bienvenido, año de la inspiración!
Días atrás, platicaba al respecto con un personajazo que ha tenido apariciones intermitentes en mi vida, pero que extrañamente, ha estado muy presente en los últimos días; escarbó en la plática hasta  preguntarme sobre la explicación de nombrar a este año con la palabra inspiración y mi respuesta fue:

Porque la inspiración es gasolina pura.

Luego me preguntó qué me inspiraba y encontré un montón de posibles respuestas, pero como nuestra dinámica de conversación la caracteriza una dosis de singularidad, me limité a decirle que me gustaba la tiranía en la inspiración. Personas, cosas, situaciones o lo que sea; existentes o inexistentes, que me motivaban a hacer, sentir o pensar... Es decir, un tipo de inspiración prohibida, una especie de rebeldía que consideraba excitante. Fue una reflexión improvisada, me gustó y decidí escribirla para que no se me olvide.

Hablando de nuevas tradiciones...

31.12.16

Honro al año de la sabrosura: 2016

Cuando inició este año, lo declaré como el año de la sabrosura.

¡Uf, y qué sabroso ha estado!

Recuerdo que en ese momento me invadía la emoción del nuevo año con una dosis de intensidad propia y también generada por lo que estaba viviendo en ese momento de mi vida.

Una foto publicada por tere (@terobledo) el


Para cerrar el 2015 -mi año de posibilidades infinitas-, durante el campamento en la Zona del Silencio, una chica me dijo que de acuerdo a la numerología, venía un año difícil para mí y que además se acentuaría porque el 2016 sería un gran cierre de ciclo para la humanidad. Debo confesar que esa sentencia estuvo muy presente durante mi año, pero también con la confianza de que viviría todo aquello que mi Ser pudiera soportar y que maravillosamente ya había elegido para mí.

30.12.16

Mi versión 2013

Conduciendo en este invierno por mi bonito Durango, me topé con la canción "Volver a empezar" de Julieta Venegas y me recordó a mis días de primavera 2013 en el entonces, Distrito Federal.



Sonaba muy seguido cuando conducía por la colonia Narvarte, sobre todo cuando iba a mi curso de Pitch en unas oficinas un tanto extrañas al poniente de la ciudad.

Desde entonces, han pasado muchas cosas. La malancolía de ese momento se ha convertido en pura fuerza.

Gracias, universo. Soy fan.

28.12.16

Sueños arbitrarios

Durante algunas semanas he tenido unos sueños en donde arbitrariamente se colocan personas, situaciones, sentimientos y sensaciones; han pasado de ser divertidos hasta ser reveladores.

Estos significados novedosos de mi subconsciente me han mantenido sorprendida.


Video para adornar mis letras: mi corazón enérgico.

Quiero compartir mi último sueño, en el aparecieron dos personas, un amigo al que llamaré E, con el que una noche anterior compartí una plática muy nutrida y otro al que llamaré M, a quien ya tengo muchos años sin ver y con quien perdí contacto por bastante tiempo a causa de la inmadurez de mi biografía a los veintes.